Buscar este blog

miércoles, 12 de octubre de 2011

Recién Nacido

Quise visitar los témpanos virginales
y rodearme con la brasa de un frío desmedido
y morderme los labios y llorarme los ojos;
apacible y sereno, silencioso y pausado.

Mas no pude...
un aluvión de verdes y esmeraldas
floreció impertinente y bullicioso
con un trino de auroras y de acordes y cantos
y volví a la vida
asombrado y estupefacto
sin lamentos, sin remembranzas
otra vez...recién nacido




No hay comentarios: