Buscar este blog

jueves, 11 de noviembre de 2010

Padre e Hija



Hay una bruma delgada en el aire enrarecido
de la mañana inquieta en tus ojos infantiles.
¿Qué son esas nubes que derraman sus lágrimas
a través de las pupilas que espejaban mi alegría?

Hay un silencio culposo en los labios de la Aurora
que ha rendido ingenuidades, inocencias y desvelos
por amores recubiertos de secretos ruborosos
¿Qué pasó con las muñecas que jugaban con tus manos?

Y mi niña; ¿ya no es niña? ¿Ya no abraza a su papá?
¿Quién turbó con sus encantos tu preciosa algarabía?
¿Quién robó con sus astucias los tesoros de tu risa?
¿A qué hombre debo ir a exigirle que devuelva tu sonrisa?

Hay una bruma delgada en el aire enrarecido
del amanecer inquieto de tus ojos señoriales…
Ven y abrázame, chiquita, y desahoga sobre mi hombro
ese llanto que te amarga y te llena de tristeza

viernes, 5 de noviembre de 2010

Vive y Vive


Por qué cortas
con el hacha el hacha
si la tea de pino
se te apaga.

Por qué lloras
tu rocío helado
si sólo un suspiro
te empalaga

No te vayas
a morir por dentro
que la vida es corta
y algo vaga.

Esa lumbre
que brilla en tu pecho
es la llama bella
que naufraga.

No la dejes
naufragar silente
sin hallar el faro
de tu saga.

No la dejes
apagarse como
sacrificio inútil
de una draga.

Vive y vive
por tu vida linda
que la vida es buena
¡Y si paga!